Los movimientos homosexuales tienen una amplia historia que se remite al siglo XIX, sin embargo, es a partir del XX que éstos han tenido las luchas más importantes por los derechos de las personas homosexuales. Muchas veces, al igual que otros movimientos ― el de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) ― dejó presos, heridos y hasta muertos o desaparecidos.

El tabú de la sexualidad, si bien es perjudicial para todos, en el caso de la homosexualidad llega a niveles graves de discriminación y violencia contra quienes se declaran abiertamente homosexuales como contra quienes son señalados por sospecha, cual cacería de brujas. Peor aún para aquellos que también son de bajos recursos, pertenecientes a otras comunidades minoritarias y/o afectados por alguna enfermedad de transmisión sexual como el VIH.

En México la homofobia ha tenido desafortunadamente un mayor índice de víctimas, posicionándose como el segundo lugar mundial en asesinatos por orientación sexual.[1] Según cifras, hay 1,218 crímenes por homofobia en la última década, sin embargo, se cree que el número de   las víctimas sobrepasa  la cifra  otorgada por la asociación Letra S.

Recientemente, la polémica en el país recae sobre el debate de la reforma para permitir la adopción homoparental. Organizaciones religiosas y de ultraderecha en conjunto con el llamado Frente Nacional por la Familia, se han opuesto sin argumentos a la iniciativa de ley, la cual tampoco ha sido del todo defendida en las cámaras de diputados y senadores. Aunado a ello, es preocupante  la adherencia de grupos fascistas y abiertamente homofóbicos a las marchas contra la iniciativa de ley de adopción homoparental.

Si bien no es generalizado, todavía hay organizaciones religiosas y civiles que abordan la homosexualidad como “enfermedad” o “depravación sexual”. Con ello, han llegado a elaborar supuestas terapias de “reorientación sexual” de las personas “afectadas”.[2] Lo cierto, es el grado de violencia psicológica y  física con que son tratadas las personas que llegan a estos grupos y el daño muchas veces es irreparable.

La homosexualidad es una condición presente en todas las épocas y sociedades y nunca ha sido una enfermedad. Sin embargo, es a partir de la década de los sesenta que la Asociación Americana de Psiquiatría la declaró fuera de la lista de enfermedades. Por el contrario, la homofobia sí es un problema social, cultural y político que necesita ser atendido. Los Heraldos Negros, ante tal realidad y adheridos a la búsqueda de respeto y  justicia para la comunidad LGBT como para aquellos afectados por la violencia de género, invitamos a reflexionar sobre el tema Género, Homosexualidad y Homofobia.

Marcha - Osiris Vargas

Marcha – Osiris Vargas

[1] Pedro Matías “México, segundo lugar mundial en asesinatos por orientación sexual: Letra S”, Proceso, 17 de mayo 2016, recuperado el 10-10-2016, de http://www.proceso.com.mx/440922/mexico-segundo-lugar-mundial-en-asesinatos-orientacion-sexual-letra-s

[2] Lucía Luna, “Homosexualidad, religión y terapias engañosas”, Proceso, 4 de octubre de 2013,recuperado el 10-10-2016, de http://www.proceso.com.mx/354539/homosexualidad-religion-y-terapias-enganosas