Ilargi Zweig

Materiales:

-1 cerveza

-1 hoja de papel robada

-Pinturas

-Cualquier océano

-1 lápiz

***

Vaya al océano.

Junte entre sus manos la mayor cantidad de agua y arrójela contra su cara. Beba una cerveza, procúrese de guardar la corcholata. Al terminar, tome el océano entre sus manos y vacíelo en la botella de vidrio, si es usted hábil, bastará con repetir la acción dos veces, en caso contrario, con seis, aproximadamente. Cierre la botella y cuide que no se derrame.

Regrese a su lugar de origen.

Robe una hoja de papel blanca. Dóblela por la mitad, córtela, conserve una mitad, la otra vuelva a doblarla y vuelva a cortar. Al hacer esto tendrá ½ de hoja, ¼ para dibujar y el restante ¼ quémelo.

Tome un pincel y con azul cerúleo dibuje el cielo sobre la ½ hoja.

Destape la botella de cerveza y viértala lentamente sobre el papel hasta que sea absorbida por completo.

En este momento usted ya tiene el cielo y el océano en su hoja.

Tome el lápiz y trace un barco. Dibuje con cuidado la vela, piense que de ello depende la movilidad en altamar.

Cuando hubiere terminado, escriba una carta de despedida para su madre y familiares cercanos. Hágalo con toda la carga de emociones que sea capaz de sentir. Piense en la posibilidad de que no haya retorno y no vuelva.

En el ¼ de hoja que le queda, dibuje todo lo indispensable para su viaje: comida, brújula, un libro, una cobija, ron y todo lo que crea que necesitará. Doble el papel y guárdelo en la bolsa izquierda de su pantalón, o donde pueda.

Hecho esto, suspire diez veces. Tome entre sus manos el dibujo y aborde el barco. Viaje.

No vuelva si no quiere.

Ilustrador: Héctor Mateo