Por Dennis the Menace

Redacción y ortografía de Cinthia Valeria Fragoso Parra

“Si alguno ha vivido dentro del ideal y obrado en conformidad con él, ese fue Praxedis.” (Carta de R. Flores Magón a N.T. Bernal, 23 de julio de 1922).[1]

Cuando se habla sobre la Revolución Mexicana se tiende a pensar en los grandes sucesos de armas, como lo fue la toma de Zacatecas, y en personajes famosos como Emiliano Zapata, Francisco Villa, Venustiano Carranza, Francisco I. Madero. Pero olvidamos que fueron los esfuerzos de unos pocos los que sembraron la semilla de la rebeldía en el pueblo mexicano, la cual brotó de una forma violenta en el año de 1910. Los hermanos Flores Magón, Juan Sarabia, Praxedis G. Guerrero son sólo algunos de esos hombres que dieron su vida y que lucharon por hacer realidad la utopía en la que creían.

            Las siguientes páginas están destinadas a dar una visión general de la vida de Praxedis G. Guerrero, un hombre que, dejando de lado los bienestares de la vida material, se dedicó a luchar y esparcir los ideales de libertad, de apoyo mutuo y de solidaridad, fue unos de los primeros revolucionarios.

            Praxedis G. Guerrero nació en 1882 en Los Altos de Ibarra, cerca de León, Guanajuato, en el seno de una familia acomodada. Sus estudios secundarios se realizaron en uno de los principales colegios de León y en 1899 mandó sus primeros artículos a los periódicos El Heraldo del Comercio, de León, y a El Despertador de San Felipe.[2] Esta primera parte de la vida del joven Praxedis se caracterizó por dar sus primeros tintes de calidad literaria, pues con tan sólo 17 años, ya había publicado artículos de interés general. Ésta aptitud de escritura se debió a la buena educación que recibió, porque en esos años sólo unos pocos podían recibir tal formación, ya que la mayoría de los mexicanos vivían sumidos en la ignorancia.

            En el artículo “Praxedis G. Guerrero ha muerto”, del 14 de enero de 1911, escrito por Ricardo Flores Magón y publicado en Regeneración menciona que Praxedis renunció a la herencia de su padre, esta acción lo que nos demuestra es que el joven no quería “nada regalado”, tenía en mente hacer su vida sin ayuda de nadie y conseguir ya sea bienes materiales, éxito, etc., por su propia mano.

            Esta intención de hacer su propia existencia se muestra en la segunda etapa de su vida. A los 18 años se marchó con uno de sus hermanos y desde 1900 hasta el año de 1903 se verá inmerso en múltiples empleos: obrero en una cervecería y en una fundidora; como trabajador llevando carros de ferrocarril; corresponsal en el Diario del Hogar y ayudante de su familia en cuestiones comerciales.[3] En estas acciones se demuestra su intención de salir adelante por sí solo, en estos años debió presenciar la miseria en la que vivían no solamente los trabajadores mexicanos, sino también su familia y la población en general.

            En 1901 solicitó entrar al ejército y en noviembre fue nombrado subteniente de caballería, durante su instancia en la armada, que fue en el transcurso del año 1901 hasta abril de 1903, empezó a leer periódicos de oposición como El Demófilo y El Hijo del Ahuizote y tuvo su primer acercamiento a autores anarquistas como Bakunin y Kropotkin. El dato biográfico de interés de esta etapa de la vida de Praxedis es que después de la matanza ocurrida el 2 de abril en Monterrey, perpetrada por el gobierno de Bernardo Reyes, Praxedis renunció a su cargo y regresó a su pueblo natal en Guanajuato a dirigir la hacienda familiar.[4]

            Esta segunda etapa de la existencia de Praxedis es el parteaguas de su actitud ante la vida,[5] ya que no sólo presenció la miseria del pueblo mexicano mientras trabajaba en diversas fábricas, sino también la represión por parte del gobierno porfirista y de los medios que éste tenía para mantener un orden que producía muerte y sufrimiento. Su incorporación al ejército se debió a un impulso patriótico o para aprender a usar armas y tener conocimiento de estrategias militares. Además, hay que añadir que la lectura de las ideas de pensadores ácratas debió encajar de buena manera ante la realidad en la que vivía, donde un cambio social y de pensamiento era necesario.

            De regreso a su ciudad natal, Praxedis, ya teniendo la experiencia de la sobreexplotación, de la miseria y de las condiciones infrahumanas en las que se encontraba el pueblo mexicano, decidió viajar junto con Francisco Manrique y Manuel Vásquez a los Estados Unidos en septiembre de 1904, donde volvió a trabajar, ahora como minero.[6] Esta tercera etapa de su vida tiene como característica que todo el trabajo que realizó, en mayor parte, quedó encaminado a luchar y a esparcir ideales revolucionarios, además de estar en constante movimiento entre México y Estados Unidos. Durante el año de 1905 permaneció moviéndose entre San Francisco, donde publicaba Alba Roja, Arizona y Morenci, y junto con F. Manrique trabajaron como leñadores, mineros y como estibadores en un muelle.[7]

            Durante el año de 1906 conoció a Manuel Sarabia, su encuentro culminará con la adhesión de Praxedis al Partido Liberal Mexicano (PLM) y la creación de una organización llamada Obreros Libres. En el año de 1907 colaboró en el periódico Revolución y, debido al el arresto de sus fundadores A. I. Villarreal, L. Rivera y L. Gutiérrez de Lara, tiempo después se hizo cargo de este periódico.[8]

            Estos años en la vida de Praxedis fueron convulsos; viajó de un lado a otro, se encargó de editar un periódico, de organizar un partido, un órgano político y un levantamiento armado, además de continuar como obrero. Su vida se vio ajetreada por tanto movimiento, pero sus ideas y acciones son claras, sus artículos y ensayos muestran a un Praxedis coherente tanto en teoría como en la práctica.

Práxedis Guerrero

Práxedis Guerrero

            En el transcurso del año de 1908, Praxedis presenció la clausura del periódico Revolución y fue encarcelado, pero al momento fue puesto en libertad, por lo que decidió viajar a El Paso, Texas, y junto con Manrique organizaron los núcleos revolucionarios que se levantaron en armas entre el 24 y 25 de junio, pero la conspiración fue descubierta y sólo en Viesca, Las Vacas, Coahuila y Palomas, Chihuahua, estalló un intento revolucionario. Praxedis participó en la batalla de Palomas donde resultó herido y donde su amigo Manrique perdió la vida, estos levantamientos no tuvieron éxito.[9] Después de que sucedieron los hechos escribió los primeros relatos revolucionarios con los títulos de las regiones donde sucedieron las batallas, poniendo como mártires a todos aquellos que murieron por los ideales de libertad, por los que luchaban los integrantes del PLM y recordando a su amigo Manrique. Qué mejor forma de no olvidar a un ser querido que inmortalizarlo con el gran poder las letras.

El año de 1909 tuvo tintes un poco más tranquilos, ya que la Junta del PLM lo designó como delegado para conseguir apoyo en todo el territorio estadounidense, publicó su periódico Punto Rojo y estuvo en constante movimiento debido a que era perseguido por la autoridad.[10]

            Ya en abril de 1910 se pedía una recompensa de 10,000 dólares por su captura, se clausuró su periódico Punto Rojo y a finales de noviembre se dirigió a El Paso, Texas, donde organizó un grupo de 22 hombres, que para el 19 de diciembre llegaron a Chihuahua, se juntaron con otros rebeldes y Praxedis con 32 hombres se dirigió hacia Janos, el 29 de diciembre asaltaron el pueblo; tuvieron éxito, pero después llegaron refuerzos federales, estas son las circunstancias en las que murió Praxedis.[11]

            Teniendo en cuenta los datos biográficos de este revolucionario, creo pertinente dar dos importantes características de Praxedis: uno es su ideal anarquista y dos es que este ideal se ve expresado en sus ideas escritas en sus artículos, ensayos, aforismos y poemas.

            Una idea de la ideología anarquista es que el ser humano nace siendo “bueno por naturaleza” y que el propio contexto en el que se desarrolla es el que rompe con esta “ley”, claro, esta idea de ser “bueno” no es religiosa Su idea de verdad se encuentra en la ciencia y no en la religión, es por esto que en los artículos de Praxedis, la palabra “ley” toma una gran importancia como en su texto “El Objeto de la Revolución”.

            El anarquismo está en contra de toda jerarquía, de la autoridad y de las leyes que son creadas por el hombre para subyugar a los débiles, en cambio está a favor de la solidaridad y el apoyo mutuo.

            Estas ideas que acabo de presentar, de una forma general, se muestran en las acciones y en la ideas de Praxedis. Ricardo Flores Magón mencionó en repetidas ocasiones que era un hombre modesto, que vestía como los obreros con los que trabajaba, que comía poco ya que era inconsciente comer cuando en otros lados, niños, mujeres y hombres no tenían nada en la mesa y que pasaba su tiempo libre esparciendo las ideas de libertad y de justicia. En su artículo “La Mujer” se muestra la idea de igualdad, en su poema “Obscuridades” trata de explicar que la revolución es un cambio para bien y en sus aforismos se muestra la realidad donde vivía el mexicano, el cual exigía una síntesis para su comprensión, en que una pequeña frase tendría mejores resultados que un artículo largo.

            En conclusión, Praxedis G. Guerrero fue un hombre que aunque nació con “el futuro resuelto”, se dio cuenta desde joven que la realidad en la que vivía no era justa, que unos tenían mucho, materialmente hablando, y otros nada y tomó consciencia sobre ello, de que la situación no debía seguir de esa forma, que se necesitaba un cambio, así que con sus aptitudes literarias trató de cambiar esa realidad, sin embargo sabía bien que las ideas eran fundamentales para el cambio, pero que debía unirlas con la acción y eso fue lo que intentó. Es inevitable mencionar una de sus frases que sigue teniendo vigencia en nuestros días, donde la justicia no existe y donde las leyes no se respetan: “La justicia no se compra ni se pide de limosna; sino existe, se hace”.

Práxedis Guerrero

Práxedis Guerrero

[1] Grupo Cultural “Ricardo Flores Magón”, “Práxedis G. Guerrero”, en Articulos literarios y de combate; pensamientos; crónicas revolucionarias, etc., México, Centro de Estudios Históricos del Movimiento Obrero Mexicano, Primera Edición, 1924; edición facsimilar: CESHMO, 1977. Col. Cuadernos Obreros/ 14. pág. 7.

[2] Lopez Chantal y Cortés Omar, Artículos de combate de Práxedis G. Guerrero. Recopilación y notas. En línea: http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/historia/prax/4.html [Consultado el 25 de octubre del 2015].

[3] Ibid.

[4] Ibid.

[5] La división en etapas de la biografía de Praxedis tiene la finalidad de mostrar las transiciones más importantes que sufrió durante el transcurso de su vida.

[6] Ibid.

[7] Lopez Chantal y Cortés Omar, op. cit.

[8] Ibid.

[9] Ibid.

[10] Ibid.

[11]Ibid.