Por Octavio Ugalde Rodríguez

Dedicación especial para aquellos que luchan aún en contra de la apatía y el desconocimiento de su propio pueblo.

 

Voltea y mira a tu prójimo, tu compañero,

seguro te reflejarás en sus ojos

 caídos

Estigma de su destierro, por la apatía,

cáncer de su pueblo.

Voltea a ver la tierra,

tu tierra,

la tierra de todos

 que sostiene nuestro espíritu

y engrandece a los hombres y a las mujeres.

Dime, ¿quién eres tú para no reconocer

 la fuerza que nace del vientre de la naturaleza social del pueblo?

Cual poder del hombre,

color de nuestra piel

mestiza

mexicana.

Entonces…

voltea y escucha a tu prójimo

antes de que esté muerto.

Por la lucha de nuestros ideales que heredamos.

Signos de un sentimiento de amor

revolucionario

constitucional,

razón de ser de nuestra existencia.

Voltea y observa a tu prójimo

muerto.

¡Refléjate en su sangre!

Sobre el campo de batalla estudiantil.

Obrero,

¡Reconoce nuestra sangre!

Que riega las luchas del pueblo.

 Espíritu y derecho, dignidad,

condiciones del ser humano.

Luz y esperanza

¡Libertad del mexicano!

               .