Por Édgar G. Velázquez

 A Malcolm Lowry

 Flor de la violencia,

en ti se apagan las lamentaciones

y se encienden volando como cenizas.

Flor cobriza de las pesadas

el sol renace en las noches por tu vientre

y la lluvia habla por las voces

de aquellos que el mar devoró.