Por Nancy Emilse Riquelme Nova

Desconocido niño niña vulnerable

¿Cómo llegaste a este mundo y a este hogar irresponsable?

¡Se percibe tanto dolor en tu rostro!

¿Cuánta soledad hay en tu pecho temeroso?

¿Cuánto frío, cuánta hambre, cuánto miedo

ha soportado tu cuerpito tembloroso?

Deambulas por las calles.

Parece que quisieras diversión.

Buscas un trozo de pan, dinero, cariño,

tal vez algo de protección

caminas inocente exponiendo cuerpo y alma.

Empeñas tu futuro, tu presente, tu pasado.

Te arriesgas, no lo sabes.

En cada esquina te acecha un cuervo codicioso

alimentándose de tu perdición

te entrega a otro cuervo libidinoso

para satisfacer su pasión.

Unas monedas y quedas solo, sola,

como objeto desechable

con el cuerpo sucio, el alma turbia,

sintiéndote culpable.

¡Me duelen los ojos de tanta injusticia!

¿Qué hago niño niña vulnerable?

¿Qué hago si ya estás en este mundo miserable?

Foto: Marcos Otaño. Fuente: https://adnportal.mx