Por Ehecatl Urrutia

Al escuchar la palabra revolucionario, inmediatamente nos vienen a la mente célebres nombres como Emiliano Zapata, Pancho Villa, Ernesto “El Che” Guevara, Fidel Castro, Lenin etc. Pero ¿qué tienen en común todos estos personajes? ¿Qué es un revolucionario? ¿Qué implicaciones tiene?… Al revisar las principales definiciones de los diccionarios para orientarnos un poco, nos damos cuenta que todas coinciden en definir al revolucionario como aquél que “es partidario de una revolución como cambio o que participa activamente en ella”. A su vez esta simple definición nos hace preguntarnos si ¿sólo los grandes dirigentes merecen el calificativo de revolucionario? según esta caracterización las grandes masas que participan en las revoluciones tienen el derecho de ser llamadas de tal manera y también los partidarios o seguidores de este cambio. En mi opinión, estos últimos sólo son revolucionarios cuando llevan su postura política y social a la praxis. En este caso podemos incluir a ciertos intelectuales y artistas. Precisamente este texto quiere presentar el esbozo biográfico de un artista: el compositor Hanns Eisler quien llevó su postura comunista a la praxis a través de su obra artística.

Hanns Eisler nació el 6 de julio de 1898 en Leipzig en el seno de una familia judía de clase media, siendo el tercer hijo del filósofo austriaco Rudolf Eisler y de Ida Maria Fischer, hija de un carnicero. Sus dos hermanos mayores fueron Elfriede (1895), conocida como Ruth Fischer, y Gerhart (1897). En 1901 la familia se trasladó a Viena, donde hacia los diez u once años Eisler hizo los primeros intentos de composición musical, pese a que sus circunstancias materiales le impidieron recibir una instrucción formal de música en aquel tiempo.[1]

Entre 1916 y 1918, durante la Primera Guerra Mundial, Eisler fue llamado a servir como soldado en un regimiento húngaro del ejército austriaco, donde fue herido y hospitalizado varias veces. A pesar de dicha situación, continuó componiendo obras como un oratorio contra la guerra en 1917 y un conjunto de “Galgenlieders” (canciones de cadalso).[2]

Al terminar la guerra, Eisler decidió desarrollar más sus habilidades compositivas y tras un breve periodo de estudios en el Conservatorio de Viena, el cual le pareció bastante aburrido, académico y conservador, se convirtió en alumno particular de Arnold Schönberg entre 1919 y 1924 y de Anton Webern en 1922.[3] El joven Eisler se entregó a la rigurosa disciplina del maestro Schönberg, quien le consiguió un trabajo de medio día en las Ediciones Universal, pues los medios económicos del alumno eran escasos. En este tiempo, Eisler comenzó a dirigir los coros obreros Stahlklang y Karl Liebknecht en Viena y en agosto de 1920 se casó con la cantante y musicóloga Charlotte Demant, quien compartía sus ideales musicales y sociales.[4] En 1923 había logrado alcanzar el suficiente nivel para componer la Sonata para piano op.1, una obra atonal que impresionó mucho a Schönberg, quien recomendó su inmediata edición y estreno. Esto demuestra el gran reconocimiento que el maestro tenía hacia al talento musical de su alumno y a su vez éste siempre admitió el gran aprendizaje que obtuvo de Schönberg y observó su trascendencia en la historia de la música. Sin embargo, a partir de 1924 se empezó a producir el distanciamiento entre Schönberg y Eisler, pues éste además de criticar el potencial compositivo del sistema dodecafónico creado por el maestro, rechazaba la postura del arte por el arte y su desdén por los acontecimientos históricos que han “revolucionado al mundo”.[5]

En 1925 se trasladó a Berlín, en donde la ruptura con Schönberg se agudizó aún más, pues Eisler se encontraba en un periodo depresivo y de duda en el que reexaminó su entero acercamiento a la composición y reflexionó acerca de la función social de la música, lo que lo llevó a buscar un estilo musical de mayor claridad y objetividad que sirviera a las necesidades del movimiento revolucionario de los trabajadores.[6] Para alcanzar tales aspiraciones Eisler decidió adoptar una postura más militante e incluso en 1926 presentó su solicitud para ingresar al Partido Comunista de Alemania aunque nunca obtuvo respuesta ni reiteró el pedido[7], pero en ese mismo año empezó a componer obras de un carácter más político y social como sus “Tres coros para voces masculinas” op. 10 sobre textos de Heinrich Heine, titulados “Tendecia”, “Utopía” y “Democracia”, y también los “Zeitungsausschnitte” (“Recortes de prensa”) op. 11 para voz y piano, obra en la que musicalizó avisos de diarios, señalando los tópicos que abordaría Eisler: “lo cotidiano, la realidad, el humor, la ironía”.[8]

En 1927 trabajó con el grupo de agitación y propaganda Das Rote Sprachrohr (El Portavoz Rojo) y se convirtió en crítico musical del periódico comunista Die Rote Fahne. Después de conocer a Bertold Brecht[9] y Ernst Busch[10] compuso en colaboración con ellos canciones políticas, obras corales, música para el teatro, el cine y orquesta, incursionando en el género de la música de lucha (“Kampfmusik”).[11] En 1930 creó junto con Brecht la obra didáctica “Die Massnahme” op. 20 (La medida preventiva) y viajó por primera vez a la Unión Soviética. En 1931 compuso la música para “Die Mutter” op. 25 (La Madre), adaptación teatral de Brecht a la novela homónima de Máximo Gorki y también la banda sonora de las películas Niemandsland (Tierra de nadie) de Victor Trivas y Kuhle Wampe (Barrigas vacías) de Slatan Dudow, un filme sobre el desempleo y la privación social en un suburbio berlinés, donde su “Solidaritätslied” (Canción de la Solidaridad) tiene un papel principal.[12] En 1932 terminó su “Kleine Sinfonie” op. 29 (Pequeña sinfonía) con material de la música para la película Eis (Hielo) de Joris Ivens.

En 1933,  cuando Hitler llegó al poder en Alemania, Eisler se encontraba en Viena acudiendo a los ensayos de la actuación de “Die Massnahme”. Debido a la política anticomunista de los nazis, Eisler no regresó a Alemania y empezó un largo exilio junto con su hermano Gerhart (alto miembro del Partido Comunista) en Viena, París, Londres, Dinamarca. En este último país, en 1934, colaboró con Brecht en la música para la sátira sobre los nazis “Die Rundköpfe und die Spitzköpfe” (Las Cabezas redondas y las cabezas puntiagudas) y compuso el “Einheitsfrontlied” (Canción del frente unido)[13]. En 1935 viajó a Estados Unidos en dos ocasiones, donde fue investigado por la CIA y el FBI hasta su expulsión definitiva de ese país en 1948.[14] Durante ese tiempo trabajó en la “Deutsch Sinfonie” (Sinfonía Alemana) con textos de Brecht y que acabó veinte años después, es una de sus más grandes y ambiciosas obras, concebida como una contundente protesta contra los nazis.

Hanns Eisler

Hanns Eisler

En enero de 1937 llegó a Madrid para participar en la Guerra Civil Española y en un campamento de las Brigadas Internacionales compuso tres canciones de lucha, que el propio Eisler cantó a los brigadistas: la “Marcha del 5º regimiento”, la “Canción del 7 de enero” y “No pasarán”. Después viajó a Dinamarca para visitar a Brecht y compuso el “Réquiem a Lenin”. En 1938, a su regreso a Estados Unidos, se reencontró con Joris Ivens y creó música para su película 400 millones sobre la resistencia del pueblo chino contra la invasión de Manchuria por los japoneses.[15]

En marzo de 1939 corría peligro de ser deportado de Estados Unidos debido a sus posturas comunistas, pero logró eludir la expulsión gracias a una petición de asilo en México, misma que resultó exitosa gracias a la gestión del compositor mexicano Silvestre Revueltas, también comunista. Eisler llegó a México en abril de ese año y permaneció seis meses, durante los que impartió clases de armonía e instrumentación en el Conservatorio Nacional de Música y luego regresó al país del Norte.[16]

En 1942 se mudó a Hollywood, donde compuso música para películas de importantes directores como Fritz Lang y Clifford Odets. Además este fue un momento estimulante pues se encontró viviendo junto a otros alemanes exiliados como Brecht, Schönberg, Thomas Mann y Theodor Adorno, con quien escribió el libro Composición para el cine, música para cine[17]. Sin embargo, Eisler no pudo evitar expresar su impotencia y desesperación ante la situación de Europa destruida por la guerra mediante su “Das Hollywooder Liederbuch” (Cancionero de Hollywood) con musicalización de breves poemas de Brecht. En 1946 comenzó a colaborar con Charles Chaplin[18] en la película Monsieur Verdoux ,y en 1947 creó la música para la obra teatral de Brecht Vida de Galileo.

En unos cuantos meses durante ese año, pronto cambió el clima político y dio inicio la era del macartismo, caracterizada por la dura campaña contra los intelectuales de izquierda y de anticomunismo en general. A consecuencia de esto, Eisler fue convocado ante el Comité de Actividades Antiamericanas, donde se le acusó de agitador comunista y de ser “el Karl Marx de la música”.[19] En 1948 Eisler es deportado junto con su esposa, no obstante los actos de protesta en contra que hicieron intelectuales y artistas como Aaron Copland, Leonard Bernstein, Thomas Mann, Igor Stravinsky, Chaplin, etc.

De regreso a Europa, Eisler se estableció en Berlín donde se convirtió en un fiel defensor de la República Democrática Alemana a la que le compuso su himno nacional en 1949. Sin embargo, pronto su optimismo se vino abajo al ser criticado y rechazado el libreto de su ópera “Johannes Faustus” por los burócratas de la Academia de las Artes todavía en el contexto represivo propio del estalinismo. Esto deprimió a Eisler, quitándole toda inspiración para seguir escribiendo música. No obstante, nunca abandonó su postura política y a mediados de los años cincuenta, el recibimiento oficial de sus obras atonales fue más abierto, recibió el Premio Nacional de la RDA (República Democrática Alemana) en 1958 y presenció el estreno triunfal de su “Deutsch Sinfonie” en 1959. Finalmente el compositor murió de un infarto el 6 de septiembre de 1962.

Eisler es un ejemplo de artista militante que llevó sus ideales a la praxis, que empleó la música para criticar aquel oscuro periodo de la historia que le tocó vivir, para protestar en contra de la barbarie, para abrir camino en la penumbra y confrontar al enemigo que nos oprime y explota:

¡Adelante!, y no olvidar jamás

en qué consiste nuestra fuerza!

Al quedar hambriento y al comer,

¡Adelante!, ¡no olvidar la

la solidaridad![20]

 [1] Graciela Paraskevaídis, “Catorce maneras de describir a Eisler”, 1998. Disponible en: http://www.gp-magma.net/pdf/txt_e/sitio-Eisler.pdf [Consultado el 10 de julio de 2016] y en Erik Levi, “Hanns Eisler: musician for the workers”, 1998. Disponible en: http://eislermusic.com/eriklevi.htm [Consultado el10 de julio de 2016].

[2] Ibidem

[3] Arnold Schönberg fue un compositor austriaco, naturalizado estadounidense, iniciador de la música atonal y el dodecafonismo. Anton Webern fue un compositor austriaco alumno de Schönberg y junto con Alban Berg formaron la Segunda Escuela de Viena.

[4] “Catorce maneras…”, p.1

[5] “Hanns Eisler: musician…”,y “Catorce maneras…”, . pp. 1-2

[6] Cabe señalar que la conciencia política de Eisler fue despertada e influenciada –a muy temprana edad– por las difíciles condiciones sociales en que creció y la postura de izquierda radical adoptada por sus hermanos mayores, los cuales serían importantes miembros activos de los Partidos Comunistas de Austria y Alemania. Vid.  “Hanns Eisler: musician…”

[7] Algunos autores como Baker y Slonimsky señalan que sí fue aceptado. Vid. Baker, Theodore y Nicolas Slonimsky,  Dictionaire biographique des musiciens, Vol. 1, París: Robert Lafont, 1995, p. 1137.

[8] “Catorce maneras…”,p. 2.

[9] El célebre dramaturgo y poeta alemán creador del teatro épico o dialéctico fue seguidor de un marxismo no dogmático y convencido activista político a través del arte. Tuvo una fraternal e íntima amistad con Eisler, además de ser uno de sus más cercanos colaboradores.

[10] Famoso actor y cantante, además de activista político.

[11] Günter Mayer,”Eisler, Hanns”. Dictionary of Contemporary Music. John Vinton med. Nueva York: E. P. Dutton, 1974 p. 203.

[12] “Hanns Eisler: musician…” y “Catorce maneras…”, p. 2

[13] Para escucharla con traducción al inglés, vid. https://www.youtube.com/watch?v=TYqD_lY_syE Diferentes obras de Eisler se pueden encontrar en la página web de Youtube con sólo buscar el nombre del compositor.

[14] “Sus viviendas fueron allanadas, su teléfono intervenido y su correspondencia vigilada”. Vid. “Catorce maneras…”, p. 3.

[15] Ibidem.

[16]Roberto Kolb y José Wolffer (eds.), Silvestre Revueltas. Sonidos en Rebelión, México, UNAM/Escuela Nacional de Música, 2007, p. 250.

[17] Proyecto financiado por la fundación Rockefeller, “Catorce maneras…”, p. 4

[18] Con quien también entabló una gran amistad.

[19] El compositor contestó sarcásticamente sentirse halagado por tal acusación, vid. “Hanns Eisler: musician…”

[20] Fragmento del “Solidaritätslied” (Canción de la solidaridad) con letra de Brecht y música de Eisler http://321ignition.free.fr/pag/es/art/pag_002/brech_01.htm  https://www.youtube.com/watch?v=kXSymRTugqk.